Translate

viernes, 28 de junio de 2013

Destilado

Destilado

Soy hijo de un pueblo humillado,
entristecido por el sino de la tierra
que se niega a recibir las bendiciones,
ácidos que sin descanso caen del cielo.
De niños tuvimos que huir entre las tapias
y construir un instinto fortificado y emigrante
con la compañía silente de espíritus moribundos.
¡Cuanto dolor tomé del aliento encanecido de mi padre!

Pueblo de mitos, fábulas, leyendas y gruñidos en la noche.
Los siglos ruedan, rulan como esferas por la pendiente.
Igual que un alud pasaron por encima de mi sombra
y suprimieron para siempre el paisaje de mis ojos.
Entre aquel espanto he destilado toda mi fortuna
y sin ningún destino cruje como huesos rotos.

Ya instalada entre quejas duermen mis obras, 


Coplas del río que llegan a ésta bahía repleta de descreídos y melancólicos.



miércoles, 26 de junio de 2013

Indigentes


Indigentes

Sin gloria y calmado como las piedras,
empiezo a sentir mi cuerpo encorvado,
aburrido y agotado; ¡sin misión alguna!

¡Comienzo a rendir mis esperanzas¡

Bajo este cielo de soles negros
reivindico mi sino y cobardía
como una gracia inoportuna
que me habéis regalado.

Ya no me quedan manos para mantener el orgullo.
Suelo caminar rengo entre un pueblo de indigentes,
tullido, buscando una nodriza para amamantarme.

Qué vamos a hacer ahora si todo está perdido.
Ya no nos queda cielo portador de esperanza,
sólo la desesperación de los días idénticos y,
en fila, el caminar ondulante de los derrotados.

En ésta tierra reseca, en éste planeta casi mortecino,
los muros cerrados cobran sentido entre horizontes vacíos.

Es el momento de habitar plácidamente mis eternas prisiones;
arquitecturas de memòria inmortal llenas de ensueño y melancolía.

martes, 25 de junio de 2013

Matriota







Matriota

Una madre
siempre es una madre, 
es suave, dulce como una danza 
que adormece y balancea los sentidos; 
mece al niño de cuna y los lleva al sacrificio. 
Es candorosa cuando, con el índice y corazón, 
levanta y endurece el pezón para dar el pecho, 
cuando le canta dormido canciones y leyendas, 
donde siempre son bellos y puros los buenos, 
negros, traidores, perversos y feos los malos, 
¡Que amores tan generosos regalan los héroes!, 
ellos siempre regalan ejemplo de vida valerosa. 
¡Es el romance que suena al compás del corazón! 
Canciones sobre las glorias y los eternos enemigos, 
sobre los límites de la patria y las fuentes del paraíso. 

Pasan los años y el tiempo marca los surcos del destino, 
el joven se pone una capucha negra y pide la bendición. 
Madre dolorosa cuando le ajusta el cinturón con metralla,
le bendice con un adiós y un beso matriótico en la frente. 

¡Cómo induce la mente el amor de madre!

Madre genitora de dos mil mártires, 
notas cómo crece en tu vientre 
la semilla de otra inmolación. 
Madre purísima y fértil, 
un día quedaras seca, 
vacía como un desierto de almas 
y los hijos sin nombre nacerán de la tierra 
como las hierbas silvestres que nacen y crecen solas.

lunes, 24 de junio de 2013

Un hilo perdido



Un hilo perdido

En qué fiesta se ha decidido ésta matanza,
en qué despacho se han firmado las ejecuciones,
qué honores trae el crepitar de los fuegos de campaña,
qué esperanza cave en el pecho después del exterminio.
Donde están aquellos patriotas aventureros,
los que tocaban las trompetas de gloria
y uncían el pecho con flores y amargura.
Donde estarán el día de la reconstrucción,
el momento de enterrar a los muertos sin nombre,
el día de poner prótesis de plástico hasta en los besos.
Donde están los poetas cargados de alabanzas a la patria,
los que tallaban la muerte en combate y adornaban el sueño.
Han perdido las manos de tanto  redactar  partes de guerra y
ahora recogen lagrimas en un tintero y clausuran la garganta.
Las naciones grandes  se han forjado con locuras colectivas,
las pequeñas con desvaríos y venganzas que se eternizan,
siempre con el deseo enfebrecido de no haber superado
las leyendas mas crueles de las tribus de los vencidos.
Los rostros  humanos ya se han quedado  sin alma,
son una vasija para guardar despojos reciclables
y las calles, ya vacías, lucen placas con nombres
de héroes que nadie recuerda su mérito en vida.
En qué cónclave se habrán decidido las dudas del corazón.

Hoy los matices del aire nos mantienen sordos, ciegos y confundidos.
Ahora no lloviznan más esperanzas que las que caven dentro de las tinajas.